Las tecnologías están modificando la forma en que trabajamos y vivimos. Su desarrollo afecta nuestra vida profesional y privada.

Hace poco tiempo, se instalaban sistemas de alarma para informar a tiempo a las empresas de seguridad sobre robos, pero los sistemas que se instalan hoy día son partes clave de sistemas integrales que combinan la protección automática contra varios tipos de amenazas, videovigilancia y las funciones de hogar inteligente. Todo ello se puede hacer con transmisores.

Sin embargo, la comunicación está experimentando cambios evolutivos en una gran parte del mundo, y en áreas seleccionadas es un verdadero salto hacia el futuro. Sin embargo, todavía en diferentes lugares del mundo existen las frecuencias de transmisión de datos de 2G a 4G.

2G - 2nd Generation, es decir, la segunda generación, tuvo sus inicios en 1991. Su predecesora, la red 1G, que se implementó a principios de la década de 1980, se basaba en la tecnología analógica, que básicamente ya no es usada por los operadores. La red 2G garantizaba una mejor cobertura y una mayor calidad de las conexiones, también haciendo posible transmitir los datos a una velocidad de hasta 50 kb/s (después de actualizar a 1 Mb/s). Hoy en día es una velocidad que hace casi imposible usar Internet en cualquier forma, pero en los tiempos en que se implementaba 2G, nadie pensaba en usar la red a través del teléfono, y tal transferencia era más que suficiente para llamadas y envío de mensajes de texto. Vale la pena mencionar que los transmisores 2G están activos hasta el día de hoy y en los lugares donde las nuevas tecnologías no llegan o funcionan peor, pero gracias a 2G pueden ser utilizadas. Sin embargo, hay cada vez menos lugares de este tipo, por lo que se tiene previsto apagar toda la red 2G poco a poco.

Otro estándar es 3G (nombre análogo 3rd Generation), que permitía un acceso casi ilimitado a la red, a una velocidad inicial de 14 Mb/s, e incluso hasta 28 Mb/s después de varias actualizaciones. La primera red 3G fue lanzada en 2001 en Japón. Fue una verdadera revolución que hizo posible usar Internet en cualquier parte del mundo. La red 3G se utiliza ampliamente hasta el día de hoy. Actualmente, en Polonia, cubre más del 90% del territorio nacional y también casi el 99% de la población. La cuarta generación (4G), por otro lado, se utilizó por primera vez comercialmente en 2009 en Escandinavia. Permitió transmitir datos a velocidades a menudo inalcanzables para conexiones fijas a Internet; en teoría, incluso hasta 300 Mb/s. En la práctica, los valores obtenidos dependen de muchos factores y suelen ser más bajos. Sin embargo, sin lugar a dudas, se puede decir que la red 4G proporciona la transferencia de datos más rápida y de mejor calidad. En el contexto de las redes 4G, también se suele mencionar LTE. Es el nombre del estándar de transmisión de datos utilizado por las redes 4G. Cabe destacar que 4G LTE es una tecnología todavía en desarrollo y cada año aparecen cientos de nuevos transmisores, que hacen que el uso de la transmisión de datos de alta velocidad esté disponible para un número creciente de destinatarios.

Recientemente, se habla mucho sobre 5G, que no es ni la primera ni la última generación de redes móviles, pero todavía se considera un gran avance. Sin embargo, el gran avance relacionado con la implementación de la red 5G no ocurrirá de un día para otro. Los cambios que observaremos serán graduales. Las primeras implementaciones de la red 5G son ofrecidas principalmente a los consumidores, realizando los servicio para la llamada categoría eMBB. Sin embargo, muchos servicios se encuentran en fase de diseño o piloto, especialmente en la industria.

La promesa 5G ha llamado la atención de los líderes empresariales, responsables políticos y fabricantes de sistemas de seguridad y soluciones de automatización empresarial. Sin embargo, sería interesante saber si esta promesa se cumplirá en un futuro próximo.

Se espera que la pandemia COVID-19 cause serios retrasos en la implementación de 5G en todo el mundo. Sin embargo, estos retrasos pueden variar geográficamente. En los Estados Unidos, la implementación mantiene su ritmo actual, aunque con ciertos fracasos a nivel regional. Si bien Europa debería sufrir serios retrasos, otras regiones, como China, pueden experimentar un crecimiento significativo. Sin embargo, ya aparecen en el mercado los dispositivos capaces de atender a las redes de quinta generación.

Aunque se habla mucho sobre la red 5G como una tecnología clave de comunicación móvil, estamos observando otros cambios. Ha llegado la hora de Wi-Fi 6, o 802.11ax. La próxima generación de Wi-Fi no se tarduce solamente en transferencias más rápidas, sino es un cambio que afectará la forma en que usamos Internet en nuestros dispositivos en casa, en el trabajo y en lugares públicos. Los primeros dispositivos llegarán pronto al mercado.

En el caso de los productos ofrecidos por la empresa EBS, cabe destacar la universalidad de nuestros transmisores, que consiste en el uso de todas las tecnologías disponibles de telefonía móvil de 2G a 4G, así como las redes informáticas WiFi locales (inalámbrica - WX2NB) y Ethernet (alámbrica - serie EPX).

Gracias a nuestro departamento de I+D, estamos preparados para desarrollar nuestros dispositivos para la tecnología 5G tan pronto como esta tecnología se convierta en una tendencia mundial probada y aceptada.

Vale la pena señalar que los transmisores EBS-LX20 4G, EPX400 4G y otros transmisores 3G tienen un rango completo y conexión remota desde las estaciones de monitorización para reducir los gastos de explotación y aumentar la competitividad.

Un elemento muy importante existente en el mundo es Connected World, una tendencia global que tiene un papel muy importante en el sector de la seguridad. El sistema de alarma tradicional, con teclado y función de protección sin la necesidad de interacción entre el cliente final y el sistema de alarma inteligente para el hogar, está desapareciendo del mercado. Los clientes finales exigen algo más de los sistemas de alarma que hace 5-10 años. El sistema debe ampliarse, por ejemplo, con una aplicación móvil como conexión principal entre el sistema de alarma y el usuario final.

EBS ofrece una aplicación móvil para los instaladores de EBS Install T y, muy pronto,  también EBS Config 2.0, pero también para el usuario final - EBS Security, que gracias a una aplicación de mensajería universal permite gestionar el sistema de alarma, incluso de otros fabricantes y desde cualquier parte del mundo.